Tema 9 – Viviendo la Gracia por la Fe

Tema 9:
Viviendo la gracia por la fe

Serie: Las Características y Normas de Nuestra Iglesia Local



 Efesios 2:8

8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

Lamentaciones 3:22 (m-7:23)

22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.

Así como Dios es Bueno, Dios es Justo.


 1 Corintios 1:27 (m-10:44)

27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;

 1 Corintios 1:28

28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,


Mateo 6:15

15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.(E)

Mateo 18:23 (m-13:38)

23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.

Mateo 18:24

24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.

Mateo 18:26

26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

 Mateo 18:25

25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.

Mateo 18:27

27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.

 Mateo 18:34

34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.

 Mateo 18:33

33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?

 Mateo 18:31

31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.

Mateo 18:29

29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

 Mateo 18:28

28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.

Mateo 18:30

30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

 Mateo 18:35

35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Mateo 18:32

32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.


10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;
 Romanos 3:10

 Romanos 3:11

11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios.

Romanos 3:12

12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. (B)

 Gálatas 6:1

6  Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.

Gálatas 1:1

1  Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos),


 Juan 8:1 (m- 35:50)

8  y Jesús se fue al monte de los Olivos.

 Juan 8:2

2 Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.

Juan 8:3

3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

 Juan 8:5

5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. (A) Tú, pues, ¿qué dices?

Juan 8:4

4 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.

 Juan 8:6

6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.
Juan 8:7

 Juan 8:8

8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

Juan 8:9

9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

Juan 8:10

10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

Juan 8:11

11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.


 Juan 1:16 (m-39:05)

16 Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia.

 Juan 1:17

17 Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.


 Deuteronomio 22:22 (m-40:08)

22 Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel.

Deuteronomio 22:23

23 Si hubiere una muchacha virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se acostare con ella;

Deuteronomio 22:24

24 entonces los sacaréis a ambos a la puerta de la ciudad, y los apedrearéis, y morirán; la joven porque no dio voces en la ciudad, y el hombre porque humilló a la mujer de su prójimo; así quitarás el mal de en medio de ti.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.