Tema 33 – (2022-01-02): Viviendo a la Luz de la Vida Eterna.

Serie: Las Características y Normas de
Nuestra Iglesia Local
Tema: 33


2022-01-02 – Tema 33 – Viviendo a la Luz de la Vida Eterna

Punto #1 – La Gravedad de la Vida Terrenal

Salmos 90:5-6, Reina-Valera 1960
Los arrebatas como con torrente de aguas; son como sueño,
Como la hierba que crece en la mañana.
En la mañana florece y crece;
A la tarde es cortada, y se seca.

Salmos 90:10, Reina-Valera 1960
10 Los días de nuestra edad son setenta años;
Y si en los más robustos son ochenta años,
Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo,
Porque pronto pasan, y volamos.

Salmos 90:12, Reina-Valera 1960
12 Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,
Que traigamos al corazón sabiduría.


Salmos 90:9, Reina-Valera 1960
Porque todos nuestros días declinan a causa de tu ira;
Acabamos nuestros años como un pensamiento.

Salmos 90:9, Dios Habla Hoy
En verdad, toda nuestra vida termina a causa de tu enojo;
nuestros años se van como un suspiro.


Salmos 39:5-7, Nueva Traducción Viviente
La vida que me has dado no es más larga que el ancho de mi mano.
Toda mi vida es apenas un instante para ti;
cuando mucho, cada uno de nosotros es apenas un suspiro». Interludio
Somos tan solo sombras que se mueven y todo nuestro ajetreo diario termina en la nada.
Amontonamos riquezas sin saber quién las gastará.
Entonces, Señor, ¿dónde pongo mi esperanza?
Mi única esperanza está en ti.

Santiago 4:13-15, Nueva Traducción Viviente
13 Presten atención, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero».
14 ¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana? La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma.
15 Lo que deberían decir es: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello».

Santiago 4:16, Dios Habla Hoy
1
En cambio, ustedes insisten en hablar orgullosamente; y todo orgullo de esa clase es malo.

Job 14:1-2, Traducción en lenguaje actual
14 »Es muy corta nuestra vida, y muy grande nuestro sufrimiento.
Somos como las flores:
nacemos, y pronto nos marchitamos;
somos como una sombra que pronto desaparece.

1 Pedro 1:24-25, Traducción en lenguaje actual
24 Pues la Biblia dice:
«Todo ser humano es como la hierba;
y su grandeza es como las flores:
la hierba se seca, y las flores se caen,
25 pero la palabra del Señor permanece para siempre.»
Y esa Palabra es la buena noticia que el Señor Jesucristo les ha enseñado.

Lucas 12:16-21, Reina-Valera 1960
16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho.
17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?
18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 
19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.
20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

Lucas 12:15, Reina-Valera 1960
15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

Filipenses 1:21, Reina-Valera 1960
21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Eclesiastés 12:1, Reina-Valera 1960
12 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;

Eclesiastés 12:7-8, Reina-Valera 1960
y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.
Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad.


Punto #2 – El Impacto Eterno de la Vida Terrenal

Salmos 90:12, Reina-Valera 1960
12 Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.

Eclesiastés 12:1, Reina-Valera 1960
12 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;

Mateo 7:23, Reina-Valera 1960
23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

2 Timoteo 2:19, Reina-Valera 1960
19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.

2 Timoteo 2:22, La Biblia de las Américas
22 Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que invocan al Señor con un corazón puro.

Corintios 7, Reina-Valera 1960
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

2 Timoteo 3:16-17, Reina-Valera 1960
16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Efesios 2:10, Reina-Valera 1960
10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Tito 3:8Reina-Valera 1960
8 Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.

Tito 3:14, Reina-Valera 1960
14 Y aprendan también los nuestros a ocuparse en buenas obras para los casos de necesidad, para que no sean sin fruto.

Mateo 6:19-21, Reina-Valera 1960
19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

1 Pedro 4:7, Reina-Valera 1960
Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.

Colosenses 3:1-3, Reina-Valera 1960
Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

1 Juan 2:15-17, Reina-Valera 1960
15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.
17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

2 Corintios 5:1, Reina-Valera 1960
Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.

1 Timoteo 6:12, Reina-Valera 1960
12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.




Categorías:Sermon

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: